Un campo inteligente para enfrentar los retos del futuro

EL 01/10/2019

Integrar tecnologías avanzadas puede incrementar la productividad de una granja un 45% mientras que reduce el consumo de agua un 35%.

En la actualidad, los dos mil millones de toneladas de comida, que representan casi la mitad de los alimentos producidos al año, terminan como deshecho, mientras que un estimado de 124 millones de personas en 51 países enfrentan falta de seguridad alimenticia. A esto se suma la carencia de tierra arable, la disminución de las fuentes de agua, el cambio climático y la proyección de crecimiento de la población de 7.6 mil millones a 9.8 mil millones para 2050.

 

Ante estas dificultades, se hace necesario que los gobiernos y las organizaciones privadas unan esfuerzos en busca de prospectivas. Así, la tecnología se muestra como aliada de la segunda Revolución Verde que forma parte de la Cuarta Revolución Industrial y, es así es como la innovación tecnológica impulsada por big data, Internet de las Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA), y aprendizaje automático, recolectarán una cosecha más abundante.

 

Los agricultores despliegan robots, sensores inalámbricos instalados en el suelo y drones para evaluar las condiciones de la siembra. Luego, aprovechan servicios de nube y cómputo de entorno para procesar los datos. Para 2050, se espera que la granja típica genere un promedio de 4.1 millones de nuevos datos cada día.

 

La IA y el aprendizaje automático interpretan los descubrimientos para los agricultores y luego les ayudan a ajustar la información del cultivo de manera continua para impulsar los campos. Los agricultores pueden utilizar IA para determinar la fecha óptima de siembra, ubicar de manera precisa los recursos como el agua y el fertilizante, identificar enfermedades de la cosecha para un tratamiento más rápido, y detectar y destruir la maleza.

 

El aprendizaje automático hace más inteligentes estas actividades con el paso del tiempo. También puede ayudar a pronosticar el año por venir al utilizar datos históricos de producción, pronósticos de clima de largo plazo, información de semillas modificadas de manera genética, y predicciones de precios de productos básicos, entre otra información, para recomendar cuánta semilla deben sembrar.

 

Esta tecnología de agricultura de precisión aumenta y extiende el conocimiento profundo de los agricultores acerca de su tierra, lo que hace más sustentable la producción. La tecnología avanzada puede incrementar la productividad de la granja un 45 por ciento mientras que reduce el consumo de agua un 35 por ciento. Sin embargo, la clave es asegurar un acceso equitativo: A menudo, las comunidades que necesitan IA carecen de la infraestructura física y de la tecnología requeridas para apoyarla.

 

El acceso a conectividad de alta velocidad y a energía confiable aún son retos en muchas partes del mundo. Esa es una razón por la que Microsoft y sus socios llevan ancho de banda asequible a comunidades rurales en países como Colombia a través de la Iniciativa Airband.

 

Los agricultores, gracias a la conectividad, pueden utilizar IoT para recibir recomendaciones personalizadas. El programa Microsoft FarmBeats, que se adhiere al macro programa AI for Eath de Microsoft, ha desarrollado una plataforma de extremo a extremo que utiliza sensores de bajo costo, drones, y algoritmos de aprendizaje automático para incrementar la productividad y la rentabilidad de las granjas. Posteriormente, la información recolectada es procesada por un PC en el hogar del granjero para consolidar sus descubrimientos en sumarios de baja memoria y distribuirlos sobre el ancho de banda de manera más sencilla.

 

Los agricultores sin conectividad pueden obtener los beneficios de IA al instante gracias al uso de herramientas tan sencillas como un teléfono habilitado para SMS y Sowing App. Mientras tanto, aquellos que cuenten con acceso a Wi-Fi pueden utilizar FarmBeats para obtener un plan continuo personalizado con IA para sus tierras.

 

Con tales soluciones impulsadas por IoT e IA, los agricultores pueden satisfacer las necesidades del mundo para una mayor sustentabilidad alimenticia, incremento en la producción y ganancias sin agotar los valiosos recursos naturales.