Bendita Panela: un emprendimiento con sabor a Colombia

EL 11/6/2018

“La agua panela es bendita para todo y  es bendita también para los campesinos que son los que se pegan unas jornadas muy fuertes y la dan toda. También se convierte en guarapo en el campo y cuando se hace se realiza una gran fiesta y lo único que se toma es eso. Incluso para curar a los caballos. Hay muchos mitos en torno a la panela y cuando un alimento, según una sociedad, tiene virtudes mágicas es por que ese alimento está metido en la cultura muy profundamente, por eso se llama bendita, porque es bendita para todo” indica Carolina Colmenares la fundadora de Bendita Panela.

La historia de este emprendimiento se remonta dos años atrás. Bendita empezó en marzo de 2016 durante la celebración del festival Estéreo Picnic cuando un amigo de Carolina decidió participar como uno de los servicios de comida con su restaurante de lechona. “En Estéreo Picnic es obligatorio que todas las bebidas mínimo cuesten cinco mil, entones él dijo que de verdad no quería llevar las bebidas que todo el mundo vendía comúnmente como la Coca Cola, sino algo distinto como agua panela. Yo había trabajado en una empresa que desarrollaba bebidas y es ahí cuando le propuse que yo le desarrollaba la imagen y el producto, y de esa manera íbamos como socios al evento” indica Carolina.

En menos de una semana el producto quedó finalizado para comercializarse en el festival. A pesar de que la idea inicial era simplemente ganar dinero, la experiencia a Carolina le sirvió para darse cuenta de que el agua panela era un producto que a la gente le fascinaba. De ahí en adelante fue un año realizando, produciendo, perfeccionando y registrando la marca oficialmente para que Bendita Panela estuviera legalmente establecida. Un año después para Estéreo Picnic de 2017 Bendita Panela ya era una empresa totalmente estructurada, y al igual que el año anterior, su producto fue todo un éxito entre los asistentes al evento.

Su primer gran cliente fue Bogotá Beer Company  como opción para vender en sus bodegas para las personas que decidieran tomar bebidas sin alcohol. A partir de ese momento bendita Panela empezó a crecer, tanto así que ya llegó a 200 puntos en todo Bogotá que vende el producto.

Una de las cosas que Carolina ha podido a raíz de su emprendimiento es que en Colombia se puede emprender, a pesar de que hay personas que dicen que el país por ser menos desarrollado no funciona, sin embargo “lo que pasa es que existe una falta de confianza muy grande frente a lo propio, la gente casi no confía en lo nacional y eso es uno de los mayores retos que el país tiene que enfrentar si quiere seguir creciendo como lo ha hecho hasta ahora” dice Carolina.

Cuando Carolina mira años atrás su vida, jamás se imaginó ser una emprendedora, pero cuando Bendita Panela inició nunca imaginó que tendría el éxito. Con el tiempo también  aprendió que cuando llega un momento de dificultad lo mejor es tener siempre a personas cerca de uno con quienes pueda contar y hablar de esos problemas que se presentan.

Entre las cosas difíciles por las que ha tenido que pasar Carolina con Bendita Panela se encuentra el desarrollo de un producto alimenticio, lo cual fue todo un reto: “el esfuerzo que tuve en desarrollo para que el producto fuera a durar ocho meses que es lo que dura ahorita. Normalmente el agua panela se fermenta muy rápidamente, es por eso que incluso tuvimos que cambiar de botella, antes teníamos una imagen mas bonita pero por problemas de duración del producto tuvimos que escoger otra, y ahora que trabajamos con Starbucks, no les podía presentar un producto donde existiera un producto que se pudiera fermentar. Además, mi objetivo siempre ha sido evitar los conservantes, es algo que la verdad no quiero utilizar” nos cuenta Carolina.

Actualmente en el mercado Bendita Panela se encuentra como pionera vendiendo por primera vez agua de panela embotellada y como marca oficialmente registrada. Lo anterior lo logró aplicando una técnica bastante riesgosa pero que le dio éxito al final. Cuando Carolina venía por primera vez a presentarle su producto a un negocio, le dejaba una caja con sus botellas totalmente gratis “en consignación” para que el dueño de la tienda, el restaurante u otro establecimiento, probara el producto. Si le gustaba le pagaba la caja y hacían negocios, pero si sucedía lo contrario, simplemente le dejaba el producto a la persona sin costo alguno. A pesar de que muchos le advirtieron que iba perder mucho dinero si seguía haciendo eso, Carolina decidió tomar el riesgo, y fue de esa forma que muchas más personas lograron conocer su producto a partir de la confianza.

Finalmente, para Carolina se vienen dos metas grandes que espera poder lograr para final de año. La primera es duplicar la producción y ventas mensuales de Bendita Panela, y la segunda es poder desarrollar más productos derivados de la panela para poder lanzar al mercado. Además, actualmente uno de los objetivos de Carolina es que Bendita Panela logre ser más conocida a través de distintos tipos de eventos de emprendimiento, un ejemplo es el  Bar del Emprendimiento donde se presentó en el mes de agosto y quedó como ganadora de la noche.

Por: Juliana Pieschacón